La gastronomía está de moda. Las avanzadas técnicas culinarias y la inmersión en otras culturas son muestra de ello. Sin embargo, dentro de esta vorágine hay tradiciones que sobreviven, como la pizzas italianas en Badalona, Barcelona y el pedido de nuestro principal sustento: la pizza.

Si bien es cierto que los ingredientes que dibujan la cara superior de las pizzas italianas en Badalona, Barcelona son a gusto del consumidor y van desde los tradicionales, como el jamón y queso, hasta otros más atrevidos como la piña o la trufa, la clave está en la masa. En los locales de comida a domicilio lo saben bien: harina, levadura, agua, aceite y sal, ahí reside el secreto.

El orden de los productos, la cantidad y su tratamiento se convierten en el ABC para elaborar una masa de pizza de calidad. Primero, la harina; pero no vale cualquiera, los expertos culinarios recomiendan harina de fuerza que previamente haya estado conservada en el frigorífico. Después, la levadura, el agua, el aceite y la sal. Pero debemos pararnos en el agua: aquí no vale a ojo de buen cubero. Elaborar la masa de pizza es una ciencia exacta. Si queremos que sea ligera, deberemos echar más agua, aunque la proporción recomendada es por cada kilo de harina echar 550 gramos de agua.

Después, amasar, sin rodillo ni piruetas acrobáticas. Con dos manos durante diez o quince minutos, de forma lenta y uniforme, hasta que no haya grumos en la masa. Y, finalmente, hacer una bola y dejar reposar para que fermente la levadura y facilitemos la posterior digestión. Eso sí, tapándola con un trapo para mantener la hidratación y variar el tiempo según la estación, desde 40 minutos en verano hasta hora y media en invierno.

¿Quieres saber cómo sabe? Pues en Pizzería Oasis te estamos esperando.